Endodoncia

La endodoncia o retirada del nervio inflamado o infectado del interior de la cámara pulpar, manteniendo así el diente una vez sellado para seguir cumpliendo con su función, se realiza siempre que:
    -el diente tenga una caries muy próxima al tejido pulpar.
    -el diente haya sufrido un traumatismo.
    -el diente haya cambiado de color.
    -de forma preventiva para realizar tratamientos protésicos
    -el diente esté diagnosticado de síndrome del diente fisurado “cracked tooth”.

En caso de no realizar una endodoncia, se produce un dolor muy intenso con incluso una infección severa de los tejidos blancos produciendo flemones. En el peor de los casos, habría que extraer el diente.

 
El tratamiento se puede resolver en 1 sesión a no ser que el diente se haya muerto o necrosado. En este caso, se necesitaría una segunda sesión, ya que primero habría que administrar un tratamiento con medicación intraconducto durante quince días. 
 
En los casos no complicados, el exito de este tratamiento se encuentra por encima del 90%. Es importante reconstruir el diente lo antes posible de forma definitiva para evitar filtraciones, fracturas,... Esto va a marcar el exito o fracaso de este tratamiento.
Aviso legal
Dise�o web profesional